fb

<title> Adablog </title>

Cómo dejar de procrastinar: cambia de carrera y toma acción

por | 20 de junio de 2024 | Apoyo al empleo

Los sueños no se pueden procrastinar. Sabemos bien qué significa tener miedo a dar el paso, a salir de tu zona de confort. Decidir algo tan importante como reinventarte profesionalmente puede ser abrumador, especialmente si ya llevas años trabajando en tu sector y te sientes segura en lo que haces. ¿Qué pasaría si todo sale mal? ¿Y si no encuentro otro trabajo? ¿Y si no soy lo suficientemente buena?

Qué es procrastinar

Procrastinar es dejar para después lo que podríamos (o deberíamos) estar haciendo ahora. Es ese impulso de posponer tareas importantes, decisiones difíciles o acciones necesarias, optando en su lugar por actividades más fáciles y agradables. Todos hemos estado ahí: en lugar de ponernos a trabajar en ese proyecto, terminamos viendo videos en YouTube, revisando TikTok o haciendo cualquier cosa menos lo que deberíamos. Al final, esto solo nos deja con una montaña de pendientes y más estrés.

Cuando se trata de cambiar de carrera, especialmente a un campo tan emocionante como la tecnología, procrastinar puede ser un verdadero freno. Muchas mujeres sienten el deseo de entrar en el mundo tech, pero se sienten abrumadas por todo lo que implica: aprender nuevas habilidades, encontrar programas de formación adecuados y construir una red de contactos. 

Aprender cómo dejar de procrastinar es clave para dar el primer paso y empezar a tomar acción. Identificar por qué estamos postergando las cosas, establecer metas claras y realistas, y aplicar técnicas de gestión del tiempo puede ayudarnos a superar este hábito y a encaminarnos hacia esa nueva carrera en tecnología.

Procrastinar puede alejarte de tus objetivos 

Es natural que quieras pensarlo bien antes de tomar una decisión importante, pero también es normal que nuestro cerebro –que no le gustan demasiado los cambios– nos haga algunas trampas: por ejemplo, darle vueltas mil veces a una elección que quizás sea más simple de lo que imaginas.

Porque tendemos a pensar siempre en lo peor, a imaginarnos todas las historias terribles que nos pueden ocurrir, pero, sobre todo, a no valorarnos como deberíamos. Sin embargo, no tienes que pensar en cambiar de profesión como en una decisión trascendental, sino como parte de un proceso de crecimiento en el que cambiar es parte del juego. 

Por un lado, debe nacer de una necesidad que sientes –porque estás estancada en tu trabajo y sabes que puedes dar más, porque la rutina te está agotando el entusiasmo, porque has descubierto profesiones que antes no habías considerado, etc.–. Por el otro, se trata de una decisión consciente y racional. Hacer reskilling es un camino que hay que planificar bien, en el que cada paso cuenta. Debes aceptar que tomará su tiempo, pero también tener la claridad y la seguridad de que cada pasito más es un avance hacia el futuro que tú quieres para ti.

Procrastinar no te dará una solución, solo te retrasará. Porque dejar pasar el tiempo significa aumentar el peso de esas variables que quizás son las que ahora más te asustan: “no puedo cambiar de trabajo, soy demasiado mayor”, “tengo miedo de no ser lo suficientemente buena”, “quién me va a contratar”. Lo único que ganarás al dejar pasar el tiempo, será un año más y más competencia que se habrá formado antes que tú.

Así que piensa en tu vida ahora, en dónde quieres ir y en qué necesitas para llegar ahí. ¿Te falta la formación de base? ¿Quieres profundizar más en algún aspecto para especializarte? Pues eso tiene rápida solución: en Adalab tenemos los cursos que necesitas: nuestros bootcamps de Programación Web y de Data Analytics te darán todas las herramientas para reinventarte profesionalmente. Y puedes elegir el formato según tus necesidades, tanto part-time como full-time.

Becas bootcamp data analytics

6 señales de que sueles procrastinar

1. Siempre dejas todo para el último minuto: 

¿Te suena familiar la sensación de estar apurada por completar tareas justo antes de que se venza el plazo? Es un indicativo clásico de que podrías estar procrastinando.

2. Pasas mucho tiempo en redes sociales en lugar de trabajar: 

Te encuentras a menudo desviando tu atención hacia Instagram o TikTok cuando deberías estar concentrada en proyectos importantes. 

3. Prefieres hacer tareas fáciles en lugar de las prioritarias

Optar por tareas menos exigentes y más rápidas de completar puede ser una forma de procrastinación, evitando así enfrentar las responsabilidades más desafiantes pero necesarias.

4. Te sientes culpable por no haber hecho más al final del día

Al final del día te encuentras lamentando no haber aprovechado mejor el tiempo. El sentimiento de culpa y frustración suele venir generado por la procrastinación.

5. Constantemente reorganizas tu espacio de trabajo en lugar de trabajar

¿Estás frecuentemente organizando tu escritorio o ajustando configuraciones en lugar de ponerte manos a la obra? Estas actividades pueden convertirse en distracciones cuando se procrastina.

6.  Decir «lo haré mañana» y no hacerlo es parte de tu día a día

Seguro has caído en la trampa de postergar tareas importantes diciéndote a ti misma que las harás mañana, solo para encontrarte repitiendo lo mismo al día siguiente, es un claro signo de procrastinación que puede afectar tu productividad.

Causas de la procrastinación

Las causas de la procrastinación pueden variar mucho, pero aquí te presento algunas de las más comunes:

Miedo al fracaso

Una de las razones más frecuentes para procrastinar es el miedo a no estar a la altura. El temor a cometer errores o a no cumplir con las expectativas puede llevarnos a evitar empezar una tarea que parece difícil o desafiante. Nos preocupa tanto el resultado que preferimos no hacer nada en lugar de arriesgarnos a fallar.

Perfeccionismo

Querer hacer todo perfectamente puede ser una trampa. Las personas perfeccionistas a menudo posponen el inicio de una tarea porque sienten que no tienen el tiempo, las habilidades o los recursos necesarios para hacerla de manera impecable. Esta necesidad de perfección puede llevar a una parálisis por análisis, donde se pasa más tiempo planificando y revisando que actuando.

Falta de motivación

Cuando una tarea no nos motiva o no le vemos un propósito claro, es fácil dejarla para después. La falta de interés o de una conexión personal con la actividad puede hacer que se convierta en algo que preferimos evitar.

Aburrimiento

Las tareas aburridas o repetitivas son terreno fértil para la procrastinación. Cuando algo nos parece tedioso, es tentador buscar cualquier otra cosa que hacer para evitarlo.

Distracciones

Vivimos en un mundo lleno de distracciones, desde las redes sociales hasta las notificaciones constantes en nuestros móviles, relojes, tablets, etc. Estas interrupciones pueden fragmentar nuestro enfoque y llevarnos a posponer lo que realmente importa.

Falta de confianza

A veces, no nos sentimos lo suficientemente capacitadas o preparadas para abordar una tarea, lo que puede llevarnos a postergarla. La falta de confianza en nuestras propias habilidades puede ser un gran obstáculo para la acción.

Reconocer estas causas es el primer paso para superarlas y dejar de procrastinar. Identificar por qué estamos postergando las cosas puede ayudarnos a encontrar estrategias específicas para abordar cada problema y tomar acción hacia nuestros objetivos, como cambiar de carrera y entrar en el emocionante mundo de la tecnología.

Banner%20Promos%20WF

Cómo dejar de procrastinar

Y ahora, ¡manos a la obra! Es hora de lanzarte a la piscina y tomar las riendas de tu carrera. Así que deja de lado la procrastinación y establece un plan de acción realista. Aquí te damos algunos consejos:

Establece un plazo realista

Define una fecha límite para tomar la decisión de iniciar tu proceso de formación. Esto te ayudará a mantener el enfoque y a evitar postergar indefinidamente tu cambio de carrera.

Investiga y recopila información

Dedica tiempo a investigar sobre el campo tecnológico en el que estás interesada. Reúne detalles sobre la duración del programa, su contenido, las habilidades enseñadas, las oportunidades laborales posteriores y las opciones de financiación disponibles.

Evalúa tus motivaciones

Reflexiona sobre por qué estás considerando este cambio de carrera y cómo se alinea con tus metas y valores personales. Evalúa si la formación que has elegido te proporcionará las habilidades y oportunidades que buscas para tu futuro profesional.

Habla con quien ha hecho tu recorrido

Busca testimonios y opiniones de mujeres que han cambiado de carrera hacia el ámbito tecnológico, o que se han apuntado a un bootcamp como el que quieres hacer tú. Estos puntos de vista pueden proporcionarte información valiosa sobre su experiencia y ayudarte a tomar una decisión informada.

Haz una lista de pros y contras

Enumera los beneficios y los desafíos potenciales de participar en el bootcamp que elijas. Esto te ayudará a visualizar claramente las implicaciones de tu decisión y a evaluar si vale la pena el riesgo.

Confronta tus miedos y dudas

Identifica cualquier temor o duda que puedas tener sobre realizar este cambio de carrera y trabaja para abordarlos de manera proactiva. Busca apoyo emocional, habla con profesionales, familiares o personas de confianza y crea una lista de estrategias para superar los posibles obstáculos que identifiques.

Toma acción gradualmente

En lugar de esperar a tener toda la información antes de tomar una decisión, da pequeños pasos hacia adelante. Por ejemplo, puedes dedicar unos minutos cada día a investigar sobre las oportunidades laborales en el campo tecnológico que te interesa, o buscar recursos online para adquirir habilidades básicas relacionadas con el área en la que quieres especializarte.

Visualiza tu éxito

Imagina cómo sería tu vida después de completar un programa de upskilling y reskilling, comenzar tu nueva carrera. Visualizar tus metas y sueños puede ayudarte a mantenerte motivada y a superar cualquier indecisión o procrastinación.

Empieza el cambio ahora

Dejar de procrastinar más que un desafío personal, es un paso crucial hacia el crecimiento profesional y personal. Identificar las causas de nuestra procrastinación, establecer metas claras y actuar con determinación nos acerca cada día más a nuestras metas. 

Si estás lista para dar el salto hacia una carrera en tecnología, nuestros bootcamps de Programación Web y Data Analytics en Adalab ofrecen la formación intensiva y especializada que necesitas. Tanto si prefieres un formato part-time como full-time, nuestros programas están diseñados para dotarte con las habilidades y la confianza necesarias para triunfar en el mundo digital. 

Solicita información ahora y no postergues más tu futuro: ¡es hora de actuar y hacer realidad tus metas en tecnología!

< blog > Artículos relacionados < /blog >

Categorías

Destacados

Por qué Adalab es solo para mujeres

Por qué Adalab es solo para mujeres

¿Te has preguntado por qué Adalab es solo para mujeres? Aquí tienes nuestras razones para apostar por la revolución digital de todas nosotras.

Recursos de Adalab
Fechas cursos Programación
Próximo curso Data Analytics
Loading...