fb

<title> Adablog </title>

Top Secret Rosies: las mujeres computadoras

por | 6 de junio de 2024 | Sobre Programación Web

En Adalab hablamos continuamente de la importancia de contar con referentes en el mundo tecnológico para que las mujeres se animen a entrar en este sector tan lleno de oportunidades. Durante años, la digitalización ha sido liderada por hombres, pero esta tendencia está empezando a cambiar. Nuestro compromiso con el gran potencial del género femenino en tech es tal, que hasta el nombre de nuestra escuela se inspira en la madre de la programación: Ada Lovelace.

Pero hoy no vamos a hablar sobre ella, sino sobre unas mujeres y grandes referentes, las Top Secret Rosies. Un grupo de matemáticas brillantes y pioneras en el área STEM, (siglas heredadas del inglés que corresponden a ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) cuyos avances tecnológicos fueron claves durante la Segunda Guerra Mundial.

¿Quiénes eran las Top Secret Rosies?

Empecemos por el inicio, este nombre tiene su origen en “Rosie la remachadora”, un personaje creado en los años 40 en Estados Unidos para reclutar a mujeres que remplazaran a los hombres trabajando en astilleros y fabricando municiones durante la Segunda Guerra Mundial.

Aunque el famoso poster de “We can do it” de J. Howard Miller, creado en 1943, no se identificaba como “Rosie”, rápidamente se asoció con el personaje porque mostraba la imagen de una mujer fuerte, decidida y valiente.

Hoy en día, este diseño hecho originalmente para Westinghouse Electric Corporation, se ha convertido en un icono del feminismo y el empoderamiento femenino por los valores que representa y por la lucha a la que se le asocia. 

cafe virtual 3 2

Su papel durante la guerra

Mientras las “Rosies” trabajaban fabricando armamento, tras el ataque de Pearl Harbor, el ejército estadounidense comenzó a reclutar mujeres matemáticas para hacer cálculos de balística, esas eran las Top Secret Rosies. Quienes mostraron su gran talento y muy pronto les encomendaron trabajar en el ENIAC, una computadora de gran importancia para poner fin a la guerra.

Este grupo de mujeres profesionales trabajaban en campos tecnológicos muy variados que iban desde la ingeniería electrónica hasta la programación. Aunque en esos tiempos a menudo las mujeres eran relegadas a tareas de ayuda y soporte, las Top Secret Rosies demostraron unas capacidades tan excepcionales para resolver problemas y pensar de forma creativa que no pudieron negarles su entrada en puestos de importancia.

El ENIAC (Electronic Numerical Integrator And Computer) fue uno de los primeros ordenadores con un propósito general. Aunque en un principio estaba diseñado para calcular tablas balísticas, era capaz de resolver muchos otros tipos de problemas numéricos, como por ejemplo, realizar cálculos relacionados con el proyecto de la bomba de hidrógeno.

Gracias al trabajo desarrollado por las Top Secret Rosies, el ENIAC pudo realizar los cálculos matemáticos necesarios para mejorar los ataques de los soldados aliados y acelerar el fin de la guerra. Pese a esta contribución fundamental, el trabajo de estas mujeres fue silenciado, ofreciendo solo crédito a los creadores de la computadora, los ingenieros John Presper Eckert y John William Mauchly. De hecho, el papel de este grupo de trabajadoras fue tan escondido que cuando se mostraban fotografías del ENIAC, se decía que las mujeres que aparecían eran modelos elegidas para posar ante la máquina.

No fue hasta 2010 cuando se empezó a dar valor al trabajo desarrollado por este grupo de mujeres informáticas gracias al documental: “Top Secret Rosies: The Female Computers of WWII”. Una obra que facilitó que el gran público pudiera conocer la importante labor desarrollada por este grupo durante la guerra.

Becas bootcamp data analytics

¿Qué ocurrió con sus trabajos tras el fin de la guerra?

Cuando finalizó la II Guerra Mundial, algunas de las integrantes del grupo Top Secret Rosies siguieron trabajando en el ENIAC. Otras cambiaron de proyectos informáticos y se incorporaron en los grupos de trabajo de otras universidades y organizaciones. Pero poco a poco, la mayoría fue sintiendo el peso de la falta de apoyo para las mujeres en áreas STEM y eso les llevó a ir dejando estos trabajos para dedicarse a sus familias.

Conoce a cada integrante de las Top Secret Rosies

Kathleen McNulty

Kathleen, también conocida como Kay, era originaria de Irlanda y emigró a los Estados Unidos con su familia cuando era niña. Se licenció en matemáticas en el año 1942 y fue de las primeras mujeres seleccionadas para convertirse en una Top Secret Rosie y entrar en el proyecto ENIAC. Su labor en la programación de esta máquina pionera la convirtió en una figura clave en la historia de la computación y su pasión y excelencia la llevaron a seguir trabajando en este campo. 

Betty Snyder Holberton

Otra Rosie que también estudió matemáticas fue Betty, ella lo hizo en la Universidad de Pensilvania. Como una de las primeras programadoras del ENIAC, desarrolló técnicas fundamentales de programación y participó en la creación de los primeros lenguajes de programación de alto nivel. Tuvo una carrera distinguida en la computación, contribuyendo al desarrollo del lenguaje COBOL, que revolucionó la informática en su momento.

Betty Jean Jennings Bartik

Originaria de Misuri, obtuvo su licenciatura en matemáticas en 1945. Además del ENIAC, trabajó en la programación del primer simulador de vuelo computarizado y su carrera en la computación incluyó trabajos en los proyectos BINAC y UNIVAC.

Marlyn Wescoff Meltzer

Estudió en la Universidad Temple y contribuyó a realizar los cálculos balísticos necesarios para la artillería militar. Sin embargo, después de la guerra y sus grandes aportes al mundo de la tecnología, decidió dejar la computación para dedicarse a su familia.

Ruth Lichterman Teitelbaum

Fue otra matemática y egresó del Hunter College de Nueva York. Su trabajo en la configuración y programación de la máquina ENIAC fue crucial y continuó en el campo de la computación después de la guerra. Su trabajo y dedicación la llevaron a convertirse en una defensora del reconocimiento de las mujeres en el sector tecnológico.

Frances Bilas Spence.

También nacida en Filadelfia y también graduada en matemáticas, hizo aportes significativos en el desarrollo de esta máquina revolucionaria. Al igual que Marlyn Meltzer, Frances dejó la computación tras la guerra para centrarse en su familia.

Gloria Ruth Gordon,

Educada en la Universidad de Pensilvania, realizó cálculos balísticos cruciales y ayudó a configurar y programar el ENIAC, contribuyendo significativamente al esfuerzo bélico y al desarrollo de la tecnología informática. Aunque su carrera posterior no está ampliamente documentada, su trabajo pionero sentó las bases para futuros avances en computación y destacó la vital contribución de las mujeres en la ciencia y la tecnología

¿Por qué son importantes las Top Secret Rosies?

Además de por sus grandes logros informáticos, el grupo que formaban las Top Secret Rosies es un modelo a seguir para las nuevas generaciones de mujeres interesadas en desarrollar su carrera profesional en el sector tecnológico.

En un tiempo en el que los trabajos STEM estaban relegados a los hombres, ellas superaron todos los obstáculos, se enfrentaron a las normas establecidas y desafiaron las barreras sociales para alcanzar sus metas.

Su ejemplo es inspirador para todas aquellas que, como Adalab, quieren apoyar la revolución de las mujeres en el sector digital. Un área profesional en el que encontramos puestos muy atractivos para los que no existe ninguna razón por la que no pueda desarrollar el trabajo una mujer.

Banner%20Promos%20WF

Adalab, una escuela de bootcamps para mujeres

En un contexto histórico en el que la tecnología inunda nuestro día a día, es muy importante fomentar que las mujeres se integren en las áreas de conocimiento STEM. Esto no solo ayudará a que aumente su probabilidad de ser contratadas en el mercado laboral actual, también facilita que las empresas cuenten con talentos diferentes con puntos de vista variados que impulsen la innovación.

En Adalab trabajamos por la inclusión de las mujeres en el mundo digital. Para ello, contamos con un bootcamp en Programación Web y un bootcamp de Data Analytics, dos profesiones altamente demandadas en el mercado laboral actual, dirigidos exclusivamente para mujeres. Una discriminación positiva para fomentar que las mujeres se animen a dar el salto a las profesiones del presente y futuro.

Nuestros bootcamps están diseñados siguiendo ejemplos de trabajo reales. Esta metodología tan práctica facilita que nuestras adalabers puedan integrarse completamente y sin problemas en el equipo de una empresa al terminar su formación de 14 semanas (en modalidad full-time) o 23 semanas (en modalidad part-time).

Anímate a formar parte de la revolución digital de las mujeres con Adalab. Solicita información y recibe toda la información sobre nuestros bootcamps.

< blog > Artículos relacionados < /blog >

Categorías

Destacados

Por qué Adalab es solo para mujeres

Por qué Adalab es solo para mujeres

¿Te has preguntado por qué Adalab es solo para mujeres? Aquí tienes nuestras razones para apostar por la revolución digital de todas nosotras.

Recursos de Adalab
Fechas cursos Programación
Próximo curso Data Analytics
Loading...