90% de inserción: Cómo hemos llegado, cómo estamos ahora y cómo esperamos estar en el futuro.

El objetivo de Adalab es empoderar a las mujeres que quieran formar parte de la revolución digital, dándoles las herramientas y la formación que necesitan para convertirse en protagonistas del sector tech. Uno de los ratios más importantes para medir este impacto es el porcentaje de alumnas que consiguen empleo una vez terminado el bootcamp. 

El 90% que puedes ver en grande en nuestra web es la media de 10 promociones, desde la Ada que terminó en 2017, hasta la Mileva que terminó en 2021. 

En marzo de 2020 el mundo se paró. El mercado laboral sufrió un golpe sin precedentes, 622.600 puestos de trabajo destruidos y 527.900 desocupados más, la cifra total llegó hasta los 3,71 millones de parados, según la Encuesta de Población Activa a final de año (EPA). Sectores como la hostelería, el turismo y la cultura, se llevaron el golpe más fuerte. Y el sector tecnológico también se vio afectado. Según el informe anual de TicJob sobre “Indicadores de trabajo y todos los datos de empleo TIC”, el número de ofertas de empleo de este sector descendió con respecto al 2019 un 20,5%. Y por supuesto las promociones graduadas de 2020 se vieron afectadas por este menor número de ofertas de trabajo.

¿En qué situación estábamos?  La inserción profesional de la Promoción Hamilton – que finalizó el curso poco tiempo antes de declararse la pandemia – se frenó de golpe. Paralelamente, nos vimos obligados a que la Promoción Idelisa continuase su formación en remoto, para garantizar la seguridad tanto de las alumnas como del equipo de Adalab. Fue un esfuerzo titánico el que se tuvo que llevar a cabo para garantizar que nuestro programa no solo mantenía su calidad, sino que además se optimizaba para hacer frente a las nuevas circunstancias.

“De un día para otro tuvimos que abandonar los planes de crecimiento para buscar soluciones a los problemas que teníamos encima: continuar con una formación de calidad pero online, buscar alternativas de financiación para sustituir las becas que no podría mantener nuestro colaborador principal, y gestionar la crisis con las alumnas que tan afectadas se vieron por la paralización total del país. Y hacerlo, además, sabiendo que ninguna solución iba a ser bien acogida. Fueron meses de mucha tensión, pero gracias al esfuerzo de todo el equipo logramos reconducirlo, y aquí seguimos para contarlo”.

Inés Vázquez, CEO y cofundadora de Adalab.

Trabajamos combinando formación presencial y online durante la promo Jemison y, viendo que nuestra formación online tomaba forma, decidimos sacar la promoción Lee en formato 100 % online. Esto nos permitió llegar a mujeres de toda la geografía española y aplicar nuevas metodologías de trabajo, convirtiendo a las adalabers en profesionales perfectamente preparadas para incorporarse a un trabajo en remoto o semipresencial. En resumidas cuentas, convertimos la aparente adversidad del momento en oportunidad de crecimiento e innovación. Así nos lo cuenta María:

Cuando terminé Adalab en agosto de 2020 me centré en preparar un buen portafolio y seguir aprendiendo, mientras postulaba a ofertas en las que podía encajar. Encontré mi primer empleo como programadora web en remoto y al principio se hacía raro no conocer al resto de compañeros y compañeras en persona, pero una de las cosas por las que destaca esta empresa es el buen equipo que hay. A pesar de no vernos, la comunicación es muy fluida gracias a las herramientas y metodologías que tienen  para ello, con las que afortunadamente ya me había familiarizado previamente durante el curso intensivo.

María Segura, adalaber Promo Jemison y ahora Desarrolladora web

En un año marcado por la crisis sanitaria, el 78% de las alumnas graduadas en 2020 sí consiguieron un empleo como programadoras web. 

La reactivación del sector es una realidad, como comenta Eduardo Serra de DigitalES (patronal tecnológica que representa a las empresas líderes de la economía digital y la transformación digital en España)  “En el sector tecnológico en España habrá 100.000 puestos de trabajo sin cubrir”. Sabiendo el reto que afrontamos, hemos tomado las siguientes decisiones:

  1. Especializarnos como escuela de formación 100% online para dotar a las alumnas de las capacidades necesarias para incorporarse a una empresa en formato remoto o semipresencial y hacerlas más competitivas en el nuevo mercado laboral al que nos enfrentamos.
  2. Rediseñar el apoyo que damos a las alumnas en la búsqueda de empleo, a través de la creación de la Semana de la Empleabilidad, la incorporación de una profesional a nuestro equipo como Corporate Partnership Manager, y el diseño de un programa de Apoyo a la Empleabilidad que acompañe a las alumnas una vez termine a Semana de la Empleabilidad con charlas, talleres y acciones formativas que les permitan seguir disfrutando y aprendiendo código mientras llega ese primer empleo. 

Hemos sido transparentes con nuestros datos en los buenos tiempos y lo seguiremos siendo también cuando sean menos buenos.

Reinventarse profesionalmente en perfiles relacionados con la tecnología es una realidad para que mujeres valientes y con talento encuentren una salida profesional en la que crecer y desarrollarse. Ese ha sido, es y será nuestro compromiso.

Deja un comentario